Suscribir

Carlos Terrés

Si de algo se precia Lagos de Moreno a lo largo de su historia es de
su intensa vida cultural, no en vano se le llama La Atenas de Jalisco,
apelativo que le otorgara el escritor jalisciense Agustín Yáñez
pasada la Revolución Mexicana

Si de algo se precia Lagos de Moreno a lo largo de su historia es de su intensa vida cultural, no en vano se le llama La Atenas de Jalisco, apelativo que le otorgara el escritor jalisciense Agustín Yáñez pasada la Revolución Mexicana. Cuenta de ello dan los numerosos escritores, artistas y mecenas que ha habido en esa población desde épocas coloniales. Grandes figuras han surgido de las cuales el último gran artista de Lagos es sin lugar a dudas el pintor Carlos Hernández Martín del Campo conocido artísticamente como Terrés por el segundo apellido de su padre.

Nació en Lagos de Moreno el 30 de octubre de 1950 en una familia que se dedicó a cultivar el arte… música, pintura, dibujo. De abuela y madre pintoras, desde pequeño se inició en el arte. Vendió su primera obra a los ocho años cuando producía dibujos de pirograbado sobre unas pequeñas tablas que servían de souvenir de Lagos de Moreno y que se vendían en el hotel París de esa ciudad.

En 1963 se abre la escuela de artes y oficios en Lagos. Ingresa al área de artes plásticas recibiendo clases de los mejores maestros de la Universidad de Guadalajara de ese entonces. Al cursar la licenciatura de artes plásticas de esa universidad encuentra a los maestros que para él ya eran viejos conocidos, trabajó en sus talleres, como el del maestro Zamarripa. Su primera exposición se llevó a cabo en su tierra natal en 1968 a sus 18 años.

Como todo artista, es riguroso en la crítica de sus propias creaciones.

“Mi peor obra, es la última que acabo de hacer”
Y su mejor obra… “todas” afirma.

En todas sus obras hay un reflejo de su persona, de sus sentimientos y experiencias. Es más barato hacer obra que ir a ver un psicólogo. Es terapéutico. Mi vida como la de todo artista es como una escalera, secundaria, prepa, universidad, Guadalajara, Ciudad de México, California, Nueva York, París y al final vuelves al origen. Es importante volver a la raíz. En el año de 1968 sale de Lagos y regresa a Lagos alrededor del 2005.



De acuerdo a lo que se lleva registrado, su obra está presente en 43 países y prácticamente en todos los continentes. Prepara material para sus próximas exposiciones internacionales en Medellín, España con motivo de la semana de la Hispanidad y en Bruselas, sede del Parlamento de la Comunidad Económica Europea.

Para Terrés ser alteño es una fortuna y haber nacido en Lagos de Moreno más, con esa satisfacción de que sea llamada la Atenas de Jalisco. “Me tocó nacer en un lugar especial. Aparte, mi familia es de las fundadoras de estos lugares. Lagos me da tranquilidad, paz. Llevar a los nietos a la escuela no tiene precio”.

Cuenta con un museo en una parte de su casa en Lagos de Moreno abierto de martes a domingo.

Para conocer más de la obra de Terrés, puedes visitar su página oficial:

https://carlosterres.com.mx